Adara Gana GHVIP 7 pese a todo esto que paso


«This is the end / Beautiful friend / This is the end / My only friend, the end», cantaba The Doors allá por finales de los años 60, y anoche podría ser muy bien la banda sonora de la final de GH VIP 7 y del final de GH. Una final que ya tiene ganadora, y ella es… Adara Molinero.

Con una media de un 32% de audiencia, a esta edición de GH no le puede remover ya nadie que se convirtió en la que se vió más veces de la historia del reality desde el año 2003. ¡Bravo! ¿Pero es esto lo exclusivo que importa? ¿Hace mejor tales datos de audiencia al programa? No. Anoche acabó GH VIP 7 y acabó con la peor ganadora que podía tener, Adara Molinero, -ninguna de las tres finalistas se lo merecía- y siendo el peor GH de la historia. ¿Por qué? Por varias cosas.

«Habéis hecho historia en la tv. GH VIP 7 se convirtió en la edición que se vió más veces en la narración de Enorme Hermano desde 2003 y entonces no había ni muchos canales ni tanta rivalidad El programa llegó a tener audiencias estratosféricas del 36%«, les ha dicho Jorge Javier Vázquez a las finalistas luego de dejarlas bastante más de 10 minutos bajo la lluvia y el frío para que puedan ver un vídeo de sus camaradas, que ninguna ha podido gozar porque aquello era más una tortura que un obsequio. Con la pedazo de tele que tienen en el salón.

No me enrollo, que sí, que hizo datos de audiencia estratosféricos, que anoche lo repitieron hasta la saciedad -había que llevarlo a cabo para ofrecer con un canto en los dientes a los anunciantes que les abandonaron-, que hasta el Súper en su apasionante despedida tuvo que remarcar, pero, señores, no todo es audiencia, aunque Telecinco crea que sí.

También lo que dió GH VIP 7 de puertas hacia dentro, si por algo estuvo marcada esta edición es por lo de fuera. Es la edición que se recordará seguramente, y por ahora, como la más reciente del reality; es la edición donde saltó todo el alboroto de la presunta violación de Carlota Prado hace dos años en GH Revolution; es la edición donde se vio, por primera oportunidad, cómo gestiona el software un hecho que la juez de instrucción ha considerado pudiera ser constitutiva de un delito abuso sexual; es la edición donde GH VIPperdió a todos sus anunciantes; es la edición donde frente la presión, frente la carencia de marcas, frente la carencia de su más grande fuente de capital, Mediaset tomo la decisión de cerrar el telón. Por ahora, no va a existir GH Dúo y en el aire queda si va a existir más GH. Anoche no sólo fue la final de GH VIP 7, anoche fue ¿el fin de GH?

Sí, en un desafío histórico entre Alba Carrillo y Adara Molinero, ésta acabó llevándose el gato al agua convirtiéndose en la ganadora de GH VIP más ajustada de las siete ediciones que se han vivido hasta el día de hoy. A puntito estuvo de haber sorpasso, pero si algo tuvo Adara es una horda de seguidores básicamente inviábles de sobrepasar. Tan irrealizable que ni sumando todos los votos de los seguidores del resto de participantes, más los de los seguidores de Alba Carrillo, lograron con todos ellos. Adara Molinero se transformó en ganadora de GH VIP 7 con un 56,3% de los votos en oposición al 43,7% que cosechó Alba Carrillo.

¿EL ÚLTIMO GH?

La pregunta en este momento es si llevarte el maletín de GH VIP te hace más merecedora de tal encabezado. Creo, sinceramente, que en esta edición no. La gala de anoche fue la gala del resarcimiento, de las alabanzas y de las glorias. Fue una gala, y lo digo sin que se me caigan los palos del sombrajo, fantástica en relación a contenido y emoción, pero fue la gala donde el reality, Telecinco y Mediaset intentaron por todos los métodos dejar bien claro que nadie puede sobrepasar la audiencia que hace GH VIP, que GH VIP 7 en especial fué histórico, que las finalistas, la ganadora y todos los que participaron hicieron historia, y que este GH VIP fué un sendero de rosas, un recorrido por las nubes, una historia de amor, un maratón de superación, una vivienda que hizo mejor a los que han entrado en ella. ¡Ejem! No podría estar mal llevar a cabo autocrítica ocasionalmente.

Juro que cuando pusieron los vídeos resumen de las tres finalistas, Adara, Alba Carrillo y Mila Ximénez, me emocioné como una niña con zapatos nuevos, pero poseía sentimientos encontrados. Por un lado, me daba la sensación de estar observando algo fantástico y, por otro, pensaba que lo que me estaban exponiendo era la verdad que me pretendía exhibir. Sé que me van a caer hostias como panes, pero para mí ninguna de las tres se merecía el maletín.

Adara Molinero tras proclamarse ganadora de GH VIP 7.TELECINCO

Ninguno de los vídeos que prepararon enseñaron la verídica cara de ninguna de ellas. Aparentaba que se les había olvidado el millar de ocasiones que Mila Ximénez intimidó con dejar, o el millar de ocasiones que perdió completamente los papeles con sus camaradas, principalmente con Hugo Castejón, o el millar de ocasiones que insultó, chilló, gritó y vilipendió… Se ve que no hubo lado oscuro y sí, sí que lo hubo.

Mila Ximénez fue la medalla de bronce de la noche -estaba cantado- y he de decir que pese al certamen de amargada, sí de amargada, que hizo, esta mujer tiene un mal perder que ya nos agradaría a varios. No hubo ni un solo mal gesto ni una cara de acelga cuando su enorme amigo Jorge Javier Vázquez -¡ay, si no podría haber sido por él!- ha dicho su nombre como tercera finalista de GH VIP 7. «Yo me voy para casa», ha dicho tan apaciblemente cuando dejó la salón de expulsiones y entró en otra de las salas de la vivienda -la casa de Guadalix es como un laberinto- donde le esperaba el disfraz de abeja reina y su enorme amigo y defensor Kiko Hernández. Fue maravillo el instante de Mila Ximénez junto al disfraz y sus gritos de fondo. La banda sonora de nuestras vidas.

MILA XIMÉNEZ, TERCERA FINALISTA

A Mila Ximénez se le notó enseguida que le importaba un huevo ser la tercera finalista. No podía ser de otra forma. Por bastante que anoche se viera como declaraba a el Súper que GH VIP 7 le había cambiado la vida y que por medio de GH VIP 7 había superado varios de sus miedos y se había dado cuenta de las cargas que no le permitían seguir, para Mila XiménezGH VIP 7 fué una verdadera tortura.

En toda la narración de Gran Hermano, tanto en las ediciones de anónimos como en las de las celebrities, jamás se vió un concursante que haya sufrido muchos asaltos de ansiedad, que haya amenazado con largarse tantas ocasiones y que haya soltado muchos improperios con Mila Ximénez. El maletín no se lo llevó Mila Ximénez, pero se llevó la corona de la amargada de GH VIP.

Aunque ella lo ha reconocido, que se sentía fuera de lugar entre tantas modelis, jovenzuelos y cachas, Mila Ximénez jamás se llegó a adaptar a la vivienda. Sus inicios fueron una tortura, según ella por culpa de Hugo Castejón, su enorme enemigo, pero la verdad es que aun saliendo Hugo Castejón de la vivienda, tanto la primera oportunidad que fue expulsado como la segunda, Mila Ximénez logró de la imposibilidad de convivir juntos y real acoso y derribo contra el exclusivo concursante que le logró frente. En el final hay que ofrecerle la causa, Mila Ximénez era la abeja reina y el resto fueron sus zanganos.

A ella le molesta bastante que se diga eso, pero es una verdad como un templo. Nadie la chistaba, nadie le plantaba cara, nadie le hacía frente y el que lo hacía, sentenciado para siempre. Lo que anoche no enseñaron fue a la peor Mila Ximénez. Nos quedamos sólo con la Mila que había superado sus miedos, la Mila que reía, la Mila que se quejaba (pero sólo un poco) y nada de esa Mila que interpretó instantes deleznables, que acosó hasta decir basta a Hugo Castejón y lideró el vacío de toda una vivienda. No digo que Hugo Castejón no va a ayudar a ello, pero el delito cometido no merecía tal castigo.

Mientras GH VIP 7 tuvo la intención de exhibir el lado más dulce de la colaboradora de Sálvame, es muy complicado atar y contener a un pitbull, y el pitbull salió ya en plató con Alba Carrillo. Sí, bastante amor, pero las rencillas siempre estuvieron y cuando Alba Carrillo comentó los combates con Mila Ximénez y admitió que le dolía ver esos vídeos y que llegó a suponer que Mila «la poseía asco», salió esa Mila que anoche el reality quiso tapar. No era la noche, ni era la final. GH VIP 7 pretendía una noche ideal, una noche de vino y rosas, una noche la vie en rose.

Por todo lo mencionado y porque verdaderamente Mila Ximénez jamás quiso estar en GH VIP 7, por bastante que anoche dijera que fué una vivencia fantástica y que agradece la posibilidad de haberla vivida, la colaboradora de Sálvame, la favorita de Telecinco, no se merecía ser ganadora. La audiencia es inteligente y fue la menos votada de las tres finalistas.

ALBA CARRILLO, A PUNTO DE GANAR

La segunda finalista fue Alba Carrillo. No negaré que en las semanas recientes y después de los bandazos de Adara Molinero, llegué a suponer que la colaboradora de Ya es mediodía -aquí todo queda en casa- iba a ser la ganadora de GH VIP 7. No podría haber sido una mala ganadora del todo, seguramente la más despacio, pero tampoco se merecía ese maletín. Alba Carrillo vivió dos realities. El primero, en el que Alba Carrillo no se encontraba para estar ahí dentro y que tuvo su cenit la noche en que Jorge Javier Vázquez ha dicho basta. Esa noche, el certamen de Alba Carrillo cambió radicalmente. Según ella, fue porque Jorge Javier le dio el toque que necesitaba aunque fuera lamentable. Yo pienso que hubo algo que a la audiencia no se le llegó a exhibir.

No me pienso que una concursante en el estado en el que se encontraba Alba pudiera cambiar de un día para el otro como cambió ella. Pasó de estar totalmente desquiciada, totalmente fuera de sí, a ser como un corderito digno de un Belén. Y de esta forma fue su segunda parte del certamen. Por muchas imágenes que mostraran anoche del paso de Alba Carrillo por la vivienda ninguna mostró lo que hemos visto todos. Luego de aquella noche Alba Carrillo estuvo ahí como ha podido estar alguno. Por el momento no había combates, por el momento no se mojaba con nada, por el momento no protagonizaba nada. Se transformó en ese tipo de concursante sin pena ni gloria.

No se supo hasta el último enfrentamiento que la verdad de Alba Carrillo era muchísimo más que un mal carácter. Alba Carrilloentró en la vivienda con depresión y de depresión estuvo siendo tratada a lo largo de los 100 días de certamen. Si no alcanza a ser porque ella, cansada de escuchar los reproches sobre su certamen, desveló lo que GH VIP 7 no pretendía que se desvelase, Alba Carrillo podría haber sido la incomprendida. Si ya de por sí es duro convivir con 16 personas todas su padre y de su madre, someterse a la presión a la que somete el certamen, las broncas, las peleas, los combates… sumad una depresión. Hay cosas que jamás entenderé y la de Alba Carrillo es una de ellas.

«Gran Hermano me ha servido para darme cuenta de que no tengo hundirme tanto para darme impulso», otra a la que GH VIP 7 le cambió la vida. Y no digo yo que en ese instante, en esta final no sea verdad que todas sientan que GH VIP les cambió la vida, pero la verdad es que dentro de una semana todas ellas volverán a ser las mismas que entraron en GH VIP 7 hace bastante más de tres meses. GH VIP 7 te cambia la vida porque no hay nada de tu vida dentro de esa casa. Se vive una situación paralela, una ficción televisiva, y nada debe ver lo que se vive ahí dentro con lo que te espera fuera.

ADARA MOLINERO, GANADORA

Eso sí, si hay una concursante a la GH VIP 7 sí le va a cambiar la vida enserio, esa es Adara Molinero, la ganadora de GH VIP 7. Fue mi favorita a lo largo de bastantes semanas y no me avergüenza decirlo. Si algo tiene GH es eso, es que se puede cambiar de opinión, es que puedes observar un día a un concursante como el más espectacular y al día siguiente verlo como el peor. Al César lo que es del César: Adara Molinero se ha entregado en cuerpo y alma a GH VIP 7, pero sus semanas recientes, la estrategia elegida, sus traiciones, sus ‘rotondas’, como ha calificado parte importante de la audiencia sus en este momento sí-ahora no, sus a cámara digo una cosa y detrás -si es que hay detrás- digo otra, mostraron que no es oro todo lo que reluce, y que los buenos no son tan buenos y los pésimos no son tan pésimos.

Su historia de amor con Gianmarco, que yo por bastante que Jorge Javier diga que es verdadera, me creo lo justito; su doble juego, en este momento con Hugo Sierra, el que fuera su pareja cuando entró en el reality y el padre de su hijo; su cuando sé que me está grabando digo A y cuando pienso que no digo B; su en este momento cojo este sendero y cuando sube mi padre y me cuenta todo lo que está ocurriendo fuera cojo otro; su, al fin y al cabo, dos caras, es la causa por la que Adara Molinero es la ganadora de GH VIP 7, pero la ganadora con menos porcentaje de votos de la narración de GH VIP.

Sólo había que ver el instante de anoche cuando se reencontró en el salón de la vivienda con Gianmarco. ¿Recordáis aquellas telenovelas tipo Topacio o Cristal? Ya que lo mismo, pero sin Jeannete Rodríguez de personaje principal. Gianmarco llega con su ramo de flores, le afirma su amor, le «ti amo» y ella, como una niña chiquita, sólo era con la capacidad de reír y de llevarse las manos a la boca. Sí, se besaron, pero me dio la sensación -igual me equivoco- que entre ellos por varios besos que hubiera, había kilómetros y kilómetros de división. La ilusión de ver a Gianmarco fue como la ilusión queme hace a mí levantarse temprano día tras días. Eso sí, cuando se reencontró con Alba volvía a recobrar el papel de chica enamoradísima y emocionadísima por la visita de su amor incondicional. No me lo creo, lo siento, pero no.

Que sí, que fué la enorme historia de este GH VIP 7, que nos lo quisieron vender y se lo han montado, comentando mal y próximamente, de puta madre, que sin ellos y lo que había fuera, esto podría haber sido un coñazo absoluto, pero GH VIP se vive en Guadalix, no se vive en los platós de Sálvame o Sábado Deluxe y en este GH VIP hubo un decimoséptimo concursante, cuyo nombre es Telecinco. Pienso que en ninguna edición hubo tanta injerencia del exterior como hubo en esta. Y eso jamás es bueno.

A Adarale queda en este momento confrontar a su novedosa vida. Cierto que un maletín de 100.000 euros más lo que ha cobrado semanalmente por formar parte asistencia, pero lo que le espera a Adara no es ningún recorrido por las nubes. Sólo hubo que ver como anoche su madre le señalaba que no dijera ni media sobre lo que dijo su ex pareja Hugo Sierra por los platos. La señal de que no está el horno para bollos. Sólo hubo que ver las caras de la madre cuando Adara y Gianmarco se comían a besos. Sólo hubo que ver al padre de la ganadora, sentado entre el público, cuando su hija admitió que amaba a Gianmarco. Nada será simple para Adara Molinero desde en este momento.

LA DESPEDIDA DE EL SÚPER

Por todo lo mencionado se llevó el premio, y aunque me se ve la peor ganadora en la narración de GH, si alguien se lo poseía que transporta porque no queda otra, porque las normas son de esta forma, esa es ella, y punto pelota. No quedaba otra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *