Fuente: Pixabay

navidad

Decora el salón de tu casa para Navidad

Se acerca la Navidad, en mi opinión una de las mejores épocas de todo el año. Es momento de felicidad, de estar en familia, de recordad los buenos momentos juntos y de hacer promesas con la intención de conseguir que nuestra vida vaya mejor al lado de nuestros seres queridos.

Es por todo ello que nuestra casa debe de estar decorada como la ocasión se merece. Para ello nos reunimos todos los miembros de la familia, sacamos los accesorios y complementos típicos de estas fechas y adornamos las estancias de nuestro hogar. Comenzamos una por una, solemos hacerlo ordenadamente y no empezamos una hasta no haber terminado otra. Las habitaciones de nuestros hijos y la nuestra de matrimonio, no olvidamos la de los abuelos. Decoramos la entrada o recibidor, la cocina y terraza, hasta decoramos el baño con motivos navideños y que hace de esta estancia, que suele ser bastante fría, un lugar mucho más cálido y agradable.

De todos los lugares de una casa, a la que hacemos más caso y ponemos más énfasis a la hora de decorar para la Navidad es, sin lugar a duda, el salón. Y no es de extrañar, porque en la mayoría de los hogares es donde hace la vida la familia. Es donde comemos y cenamos, vemos la tele, nos relajamos en nuestros cómodos sofás, jugamos y charlamos en sus mesas e incluso descubrimos el mundo leyendo libros en nuestro sillón favorito. Muchos son los muebles que forman nuestros salones, por lo que tenemos un gran trabajo para lograr vestirlos y adecuarlos para cuando llegue la Navidad.

Comencemos…

Mesas de salón. Puede que se trate del mueble y la zona más importante y valorada de esta estancia. En Navidad es donde realizamos las celebraciones más relevantes, en ellas cenamos en Nochebuena y Nochevieja y es donde solemos compartir con una copa de cava todos los recuerdos y anécdotas que hemos vivido durante el año que vamos a dejar atrás. Decora la mesa de tu salón con sus mejores galas y con motivos que nos recuerden continuamente que es Navidad. A la hora de hacerlo ten en cuenta siempre el consejo que doy: saturar no es decorar.

El sofá. Vístelo con cojines que representen la Navidad como árboles, bolas y serpentinas o los habituales calcetines donde Papa Noe suele dejarnos sus regalos. Vendrán muy bien emplear apoyabrazos elegantes y con tonos fuertes como rojos, malvas o amarillos.

Lámparas y cuadros. Recurre a ellos para colgar serpentinas, bolas y muñecos navideños. Aprovecha la multitud de variedad y colores que siempre poseen estos adornos para hacer juego con las lámparas y cuadros.

En las ventanas y puertas puedes adherir multitud de pegatinas y adhesivos de gel que son totalmente aptos para ello ya que su pegamento no deja huella ni mancha y son de “quita y pon”, por lo que podrás utilizarlos todos los años.

Librerías y estanterías. En ellas pueden ubicar muchos de los pequeños accesorios que tenemos y que siempre dan ambiente a nuestro salón en estas fechas. Adórnalas con campanas, estrellas, bolas de colores brillantes, pequeños misterios, los siempre recurridos y famosos muñequitos de nieve… Complementos que individualmente no sobresalen pero que en conjunto nos ayudan a conseguir un alto nivel decorativo.

Mesitas pequeñas. Tanto la mesa pequeña que tenemos junto a nuestros sofás como la que podemos utilizar para la lámpara, podemos aprovecharlas para dejar algún motivo de Navidad como puede ser algún libro que haga referencia a esta época, un servilletero con motivos navideños o un juego de café o té que nos encontramos en estas fiestas. Viene bien dejar en este tipo de mesitas un pequeño calendario de Adviento para que disfruten los más pequeños de la casa.

Chimenea. No podemos terminar el post sin hacer referencia a esta zona que puede que tengamos en nuestro salón y que hace de él un lugar muy cálido. En la chimenea siempre se han colgado los calcetines y en su repisa hemos colocado fotos de navidades pasadas con nuestros seres más queridos. Recordar que nunca hay que taparla para permitir que Santa Claus baje por ella.

Ya solo falta esperar que llegue la Navidad. Aprovechar este tiempo de alegría y felicidad, saborear cada momento de estas fiestas con vuestros seres queridos, disfrutar todo lo que podáis y hacerme un gran favor: ¡que no se os olvide ser felices!

Un fuerte abrazo y nos vemos en mi próximo post.