5 motivos por los que deberías empezar a comer sandía

5 motivos por los que deberías empezar a comer sandía

Son múltiples los motivos por los que debes empezar a comer sandía para mejorar tu salud. Esta es una fruta veraniega por excelencia, dado que su alto contenido de agua la hace estupenda para hidratar y refrescar. Adicionalmente es también apreciada por  la gran variedad de nutrientes que aporta, que  incluyen vitamina A, vitamina C, licopeno, betacaroteno, potasio, y magnesio.

Motivos por los que deberías empezar a comer sandía

Las razones principales por las que se suele recomendarse el consumo de esta fruta son los siguientes:

1.- Ayuda a mantener un peso ideal

La sandía es una fruta baja calorías, de hecho a aporta en promedio  apenas 30 calorias por cada 100 g. En particular es ideal consumirla a media mañana y/o media tarde, funcionando como un refrescante sustituto de otros bocados ricos en calorías. Por otra parte contiene un 23% de fibra soluble, lo que ayuda a la digestión intestinal, normalizando las deposiciones y fomentando el crecimiento de la flora intestinal beneficiosa.

2.- Previene la degeneración del sistema ocular

Si bien la zanahoria aporta estos beneficios es quien posee la fama de fortalecer la salud ocular, la sandía igualmente contiene nutrientes en cantidad adecuada para tal fin. Es una estupenda  fuente de betacaroteno, la sustancia precursora de la vitamina A y que resulta esencial para mejorar la visión. También la sandía contiene vitamina C, un antioxidante que reduce el riesgo de sufrir lesiones degenerativas en los ojos.

3.-  Previene  problemas  arteriales

Es una fuente de citrulina, una sustancia que el organismo transforma en un aminoácido llamado arginina. Esta última actúa como un vasodilatador, contribuyendo a mantener la elasticidad de arterias y vasos sanguíneos, y mejorando así la función cardiovascular.

4.-  Combate los procesos inflamatorios

Es una fruta con un alto contenido de varios antioxidantes, muchos de ellos esenciales para combatir los procesos inflamatorios. Por ello, el consumo regular de sandía previene la aparición de enfermedades como el asma, cáncer de colon o artritis.

5.- Sube los niveles de energía.

Al consumirla se recibe una dosis adecuada de vitamina B6, magnesio y potasio, nutrientes que contribuyen a que el cuerpo tenga energía durante todo el día. Por esta razón su consumo se recomienda particularmente para aquellos días en que se realiza actividad física demandante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *