aumentar tu bellezaCuando se habla de belleza se piensa automáticamente en aquello que es estéticamente atractivo a la vista. Si tenemos la mente abierta muchas cosas pueden ser bellas, desde una colorida flor hasta una pequeña piedra lisa. Como dice un refrán popular “la belleza está en los ojos del que la mira”, lo que yo comprendo como que todas las cosas tienen esta cualidad, solo que a veces ni nos damos el chance de encontrarla.

Desde hace muchos años las personas han estado obsesionadas con la belleza y hacen de todo para encontrarla, incluso someterse a complicados y peligrosos tratamientos donde ponen en riesgo su salud solo con el fin de verse mejor. Sin embargo, incluso a los defectos que podamos tener es posible hallarles su lado positivo cuando se tiene una autoestima saludable. Si crees que te hace falta trabajar en este aspecto de tu vida, échale un vistazo a este listado de libros para mejorar tu autoestima en Gananci.

Cuando nos amamos a nosotros mismos será mucho más fácil ver la belleza que tenemos y cuando empezamos a notarla, también los demás lo harán como consecuencia. Asimismo, hay muchas cosas que podemos hacer para trabajar en la belleza tanto externa como interna, porque no podemos decir que esta no es importante, las dos lo son debido a que el ser humano confía instintivamente en su sentido de la vista.

Por esto hemos creado un listado donde encontrarás 7 hábitos que puedes comenzar a poner en práctica desde hoy mismo y sin duda impulsarán todos los aspectos de tu belleza, estos son:

Bebe suficiente agua:

además de mantener tus órganos trabajando saludablemente, también el consumo de agua se reflejará en la suavidad, lozanía, firmeza y elasticidad de tu piel. Cuando ingieres la cantidad necesaria de agua para tu estilo de vida tu organismo lo agradecerá manteniéndose sano y tu cabello lucirá más radiante, reducirás la celulitis y postergarás la aparición de las temibles arrugas. No en vano se le conoce como el líquido vital.

Mantente positivo

aquí puedes ver todos los beneficios que puedes alcanzar al tener una actitud mental positiva. Estos beneficios no solo serán para ti sino para las personas que te rodean.

Aquellos que ven la vida desde un punto de vista positivo tienden a estar rodeados de personas como ellos, quienes se sienten atraídos hacia ese entusiasmo y esos valores. Puede que no seas la persona más hermosa del mundo estéticamente hablando (de hecho, nadie lo es porque sobre gustos y colores no han escrito los autores), pero si mantienes el positivismo a pesar de las situaciones que se te puedan presentar, atraerás a muchas personas y te ganarás su admiración.

Regálate tiempo para ti misma:

puede ser para hacerte una mascarilla facial mientras lees un buen libro o para dormir una siesta cuando lo necesites. Es necesario que te incluyas en tu lista de prioridades.

A veces estamos tan ocupados cuidando de otras personas que olvidamos los grandes beneficios que tiene para nuestra salud y para nuestro humor hacer cosas que levanten nuestro espíritu. Así que la próxima vez que estés planeando tu agenda de la semana, no obligues incluir tiempo para consentirte haciendo cosas que te agraden.

Come 6 veces al día:

eso hará que tu metabolismo se mantenga muy activo, lo que te ayudará a mantenerte en un peso saludable. Elige porciones más pequeñas de las que normalmente ingerirías y consúmelas con una diferencia de 3 horas entre cada una.

Si haces esto no tendrás que dejar de consumir ningún grupo de alimentos, al contrario, podrás disfrutar todos y cada uno de ellos en porciones moderadas, haciendo énfasis en el consumo de vegetales, verduras y frutas.

Cuando te alimentas bien, te sentirás bien por dentro y esto definitivamente influirá en tu belleza física. La buena alimentación se nota en la piel, el peso, el cabello e incluso en el estado de ánimo, así que no descuides este aspecto si tu meta es lucir mejor.

Sé amable:

cuando te preocupas por las otras personas en vez de hacerlo solo por ti, los demás lo notarán y puede que no lo creas, pero esto te sumará belleza porque dar satisface mucho más que recibir.

No tienes que esperar oportunidades para ser amable, compasiva o para ayudar a otros, tú misma puedes crear oportunidades para que esto ocurra siendo consciente de tomar la amabilidad como estilo de vida. Los valores hacen bella a una persona y no por cómo se ve, sino por lo que significa compartir con ella.

Si eres bella físicamente pero no cultivas tu interior, será mucho más complicado construir relaciones significativas y tener personas a tu alrededor en las que puedas confiar incondicionalmente.

Exfóliate:

no necesitas de cremas demasiado costosas o productos que aparecen en las revistas, aunque si puedes costearlos y tienes acceso a ellos, son una excelente opción. También puedes exfoliar tu rostro y cuerpo una o dos veces a la semana con café molido.

Solo necesitas tomar las sobras de café que quedan en la cafetera (café húmedo) y mezclarlo con tu jabón líquido favorito -preferiblemente cremoso-. Toma esta pasta y pásala en círculos por tus piernas, brazos, espalda, cuello y rostro por unos 10 o 15 minutos aproximadamente.

Los resultados serán una piel mucho más limpia, libre de impurezas y células muertas, además la suavidad que lograrás te hará meter esta rutina de belleza entre tus prioridades.

Ten confianza en ti misma:

esta cualidad no es fácil de alcanzar, pero una vez la tienes, los demás empezarán a percibirte de la misma manera en que tú lo haces. La confianza propia es muy atractiva y no necesitas tener las llamadas “medidas perfectas” para lograrla.

Toma todo aquello que te hace única y aprópiate de ello, muestra tus fortalezas con determinación, apoyándote en ellas para sortear cada una de las situaciones que se te presenten. No hay nada más atractivo que una persona segura y que a pesar de tener defectos, no se enfoca en ellos sino en las cosas que le agradan de sí misma, haciendo que los demás también amen esas cosas.

Un fuerte abrazo y nos vemos en La Mansión de las Ideas.