El Sol; un verdadero enemigo para nuestra piel

Ha llegado el verano, acompañado de un abundante Sol y elevadas temperaturas. Es la época ideal para descansar en la playa o en las piscinas, de tumbarnos bajo el ardiente sol para poder broncearnos y estar guapas, aunque ya sabéis que estar guapas puede salirnos muy caro.
El Sol puede convertirse en un enemigo muy violento si no lo mantenemos a raya. La alta y prolongada exposición al astro rey puede provocarnos accidentes, heridas y enfermedades nada deseables. Sus peligrosos rayos llegan a producir trastornos y lesiones en nuestra piel tan peligrosas y delicados como las clásicas e incómodas quemaduras, arrugas, pigmentaciones, cambios en la textura de nuestra piel o la más grave de todas: el cáncer de piel.
Uno de los problemas más desagradables que el Sol puede ocasionar son las arrugas y el envejecimiento de nuestra piel. Sin darnos cuenta, el rostro y extremidades pueden cambiar radicalmente de textura y forma debido a estos inconvenientes. Una buena solución para evitar y remediar estos problemas son las cremas antienvejecimiento. En el mercado podéis encontrar multitudes de modelos y tipos, yo os recomiendo la Nezeni Cosmetics; llevo usándola durante años y siempre con los mismos resultados tan beneficiosos para mi piel.
Si queremos proteger y evitar disgustos muy serios a nuestra piel nada mejor que seguir unos consejos y recomendaciones muy fáciles de realizar y conseguir. Llevándolas a cabo, disfrutaremos de un verano relajado y de una piel bien bronceada y bien cuidada. Nos veremos guapas y nos verán guapas.

Consejos y recomendaciones para cuidar nuestra piel en verano

Protector solar. Utilizarlo a diario y aplicar en la piel cada dos horas. Emplearla por todas las zonas del cuerpo que se vayan a encontrar expuestas al Sol. No olvidarse también de usar protectores como el labial, gafas de sol y sombreros.

cuidar la piel

Ropa adecuada. Vestir ropa ligera que cubra casi todo el cuerpo, de esta manera conseguiréis evitar la exposición directa del sol.
Horas para tomar el sol. Es fundamental protegernos de la luz del sol entre las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde, ya que a estas horas sus rayos son más fuertes y pueden resultar mucho más perjudiciales.
Hidratación. Para lograr mantener hidratada la piel durante el verano es fundamental ingerir mucho líquido, evitando de esta manera sufrir la desagradable y peligrosa deshidratación.
Limpieza del rostro. Limpiar nuestro rostro 2 veces al día, ya que sudamos mucho más que en cualquier otra época y los poros se pueden tapar, provocando brotes de granos.
Crema hidratante. Es muy importante utilizar una crema hidratante tanto en el rostro como por todo el cuerpo. La mejores y más recomendables son las desarrolladas con una base de agua, lo que evitará que el calor generé una capa de grasa por la superficie de nuestro cuerpo.
Vigilar permanentemente tu piel. Si distingues cualquier cambio en su color, textura, aparición de lunares o manchas anormales no dudes en consultar con tu médico de cabecera o especialista. Si la alteración es detectada a tiempo existirán muchas posibilidades de que no se agrave la enfermedad, lesiones o trastornos.
No olvidéis que el verano es un momento para disfrutarlo plenamente ya que no volverá hasta dentro de un año. Hacer todo lo posible para que el de este año sea el mejor de vuestras vidas y para conseguirlo es fundamental cuidar nuestra salud para sentiros guapas y que os vean guapas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *