Tarta rápida de queso y mango sin horno

Tarta rápida de queso y mango sin horno

Esta es una de las tartas más deliciosas que puedes hacer en tan solo unos minutos. Cada bocado de este exquisito postre es está lleno sabor, es cremoso, ligero y lleno de las vitaminas y los nutrientes de la fruta, sabemos que te encantará.

Una de las mejores características de esta tarta es que no requiere cocción, entonces podrás hacerla sin horno rápidamente. Pero, toma en cuenta que deberás esperar unas horas mientras se refrigera para que cuaje bien.

Sabemos que no estás acostumbrados a hacer tartas que no sean cocidas al horno, pero esta característica es la que le confiere el brillo y la textura maravillosa que caracterizan a esta tarta.

¿Cuáles son los ingredientes de la tarta de queso y mango?

Para la base de la tarta tendrás que conseguir:

  • 100 gr de galletas dulces.
  • 50 gr de mantequilla sin sal (debes derretirla).

La crema de queso y mango se elabora con:

  • 200 gr de mango en puré.
  • 200 gr de queso en crema (deja que alcance la temperatura ambiente antes d comenzar a preparar la receta).
  • 120 ml de nata líquida.
  • 2 cucharadas de leche.
  • 4 hojas o 10 gr de gelatina sin sabor.
  • 50 gr de yogur.
  • El jugo de medio limón.

Por último, debes conseguir los siguientes ingredientes para preparar la gelatina de mango:

  • 150 gr de mango en puré.
  • 1 mango picado en finas láminas.
  • 50 ml de agua.
  • 10 gr de azúcar.
  • 1 cucharada de jugo de limón.
  • 5 gr o 2 hojas de gelatina sin sabor.

Procedimiento para preparar una tarta de queso y mango sin horno

Comienza triturando las galletas hasta conseguir migas, luego agrega la mantequilla derretida y mezcla todo muy bien hasta hacer una masa compacta, con la que debes cubrir el fondo del molde presionándolo muy bien con una cuchara. Se recomienda que esta capa sea de aproximadamente 1 cm de grosor. Luego que la elabores, déjala en la nevera para que endurezca bien.

Con la ayuda de una batidora, mezcla el queso crema hasta que se vuelva más cremoso y agrega el azúcar, la nata y la leche. Pon toda la mezcla en una cazuela y caliéntala a fuego bajo antes de colocar la gelatina que previamente disolviste en agua. Deja enfriar esta mezcla unos minutos para luego añadir el yogur, el zumo de limón y el puré de mango y revolver bien.

Coloca esta mezcla sobre la base de galletas y deja que enfríe en el refrigerador por al menos 4 horas.

Ahora para la gelatina de mango, debes calentar el puré de mango con el agua, el azúcar y el zumo de limón y mézclalo con la gelatina previamente hidratada, cocinando hasta que se fundan bien. Revuelve constantemente y deja que se enfríe.

Luego, distribuye las láminas de la fruta, que puede ser mango deshidratado, sobre la tarta fría y vierte la gelatina que cubra a la fruta. Deja reposar todas unas 3 horas bajo refrigeración antes de servir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *