Fuente: Pixabay

ensalada cesar

Descubre la mejor dieta para el verano

Ha llegado el verano, ya lo tenemos aquí, de nuevo con nosotros. Otro año que disfrutaremos de nuevo con los placeres que nos ofrece esta época estival: la playa, poder bañarnos en el mar, saborear una cerveza o refresco helado en una terraza o sentados en la arena disfrutando del horizonte y diciéndole “hasta mañana” a nuestro querido Sol.

Me encanta el verano, me gusta tanto que en ocasiones no sé disfrutarlo. Me explico, padezco el gran defecto de no tener medida y sobre todo me ocurre con la comida. Es el gran pecado que cometo cada año. Siempre es igual cuando llega el verano, año tras año es lo mismo y luego sufro las consecuencias de tanto exceso y de castigar en sobremanera a mi estómago.

Se acabó, este año me he convencido y tengo la intención de redimirme y no sufrir más las indigestiones, golpes de calor y deshidrataciones que suelen aparecer cuando no controlamos lo que comemos ni la comida que comemos. Me he informado adecuadamente de los consejos y la mejor dieta que hay que seguir para disfrutar de una manera sana durante estos tres meses. Lo mejor es que voy a comer de una forma muy variada y en ningún momento pasaré hambre. Tomad buena nota…

Los consejos son fáciles de seguir. No recurrir a la comida basura, muy importante hidratarse adecuadamente, ingerir alimentos ricos en minerales y vitaminas, comer bien y cenar ligero, evitar los alimentos “estufa” que aumentan la temperatura corporal y reducir el consumo de alimentos excitantes como el café, chocolate, azúcar y alcohol. Si seguimos estas sencillas recomendaciones nuestros nervios, estómago y corazón nos lo agradecerán efusivamente.

A ver qué os parece la dieta que voy a seguir…

Ensaladas. Las hay de muchos tipos y variedades. A mí la que más me gusta es la Cesar, si os ocurre lo mismo, en esta web de ensaladas encontraréis maneras muy diferentes de prepararla. Otras ensaladas que no me van a faltar durante estos días: de pollo, con arroz y maíz, ensalada de atún, de salmón con queso parmesano, ensalada de pasta, la clásica de patatas, de col, la Waldorf… ¿Sigo? Seguro que no hace falta y ya habéis apuntado más de una.

Sopas y cremas frías. Ideales para este tiempo y nada pesadas. Para disfrutarlas tanto en la comida como en la cena. El Salmorejo, vichyssoise, crema de champiñones y tomates, sopa fría de calabaza y naranja, o de melón con jamón. ¿Qué os parece un ajoblanco con chupito de uva? Un pequeño capricho, la verdad 😉

¡Pero para capricho la tortilla de patatas! Yo no sé vivir sin ella y con alguna de estas recetas podremos seguir disfrutando de este plato que forma parte de nuestra historia y de nuestra riqueza gastronómica. Haz todo lo posible para comerla en vez de cenarla, disfrutarás de un sueño más ligero.

       Fuente: Pixabay

tortilla de patatas

Carnes. No hace falta eliminarlas de nuestro menú veraniego, el truco consiste en saber cuáles son las más adecuadas para esta época y cómo cocinarlas. Ternera guisada, pollo a la plancha, recetas estupendas como la ternera al chocolate con batata especiada, una buena cena de pollo con queso fresco como plato principal, pavo braseado o el clásico arroz campero con ternera.

Pescados. Sin discriminar; disfrutarlos tanto para comer como para la cena. Salmón a la plancha, croquetas de gambas, hojaldre de pescado y verduritas, arroz cremoso con langostinos y gambas…

Postres. Una comida que se precie debe de ir acompañada de un postre genial. Tarta de lima, higos con queso fresco y jamón, helado de fresa (o de naranja, o de melocotón, albaricoque, plátano, pera, limón…), un gélido y cremoso batido, macedonia de frutas. Sin olvidarnos de los cereales, la leche y los yogures.

¡Bon appetit! El llevar una dieta equilibrada durante el verano no es tan difícil ni imposible, solo es cuestión de proponérselo y de crear la dieta que más se adecue a tus gustos y necesidades gastronómicas. Incluso podéis convencer al resto de la familia para que os acompañe en esta pequeña aventura veraniega, aunque ya os aviso que resulta difícil, o por lo menos, es lo que me ha ocurrido a mí. Ni mi mujer ni mis dos hijas han querido disfrutar conmigo de esta genial dieta; las quiero con locura, pero ellas se lo pierden.

No olvidéis que el principal objetivo de esta dieta es conseguir en todo momento una salud adecuada para tu cuerpo y mente. Lo excesos nunca son buenos, pero mucho menos en épocas como el verano en las que hay que evitar accidentes tan poco beneficiosos como los golpes de calor, las indigestiones o las tan temidas deshidrataciones.

Un fuerte abrazo y nos vemos por La Mansión de las Ideas.

By | 2018-06-19T20:36:27+00:00 junio 19th, 2018|Blog de La Mansión, Cocina fácil con Parmelia|Sin comentarios

About the Author:

Parmelia
Parme: El nombre es en honor a mi abuela, que fue la que me inculcó el amor por los fogones. Para mí fue la mejor cocinera del mundo. ¡Te quiero, abuela!

Deje su comentario

*