Cómo te afecta comer sandía por la noche

Cómo te afecta comer sandía por la noche

Muchas personas indican que comer sandía por la noche trae efectos secundarios pocos deseables, como  la indigestión. Algo que contrasta con la opinión de un gran porcentaje de dietistas  y naturistas, que invitan a su consumo a cualquier hora del día. Para saber quien tiene la razón sobre este tema, solo debes continuar la leyendo el presente artículo.

Consumir una ración de sandía en una calurosa noche veraniega produce un frescor insuperable, ya que el 90% de su contenido es agua. Pero aunque resulte muy tentador hacerlo, muchos se privan de consumirla  porque han escuchado o leído que no es recomendable comerla en horario nocturno.  Esto a pesar de que no hay evidencia científica que relacione el consumo de esta fruta con problemas de indigestión.

¿Cómo surgió el mito que comer sandía por la noche es malo?

Para entender el origen del mito hay que remontarse a épocas antiguas, cuando el  suministro de agua potable dependía básicamente de los ríos y pozos, cuyos caudales solían mermar en pleno verano.  Es decir, el agua escaseaba justo cuando la alta temperatura veraniega  aumentaba la demanda de su consumo. Por ello en aquellos lugares donde estaba disponible, comer un buen pedazo de esta fruta aportaba gran cantidad de agua al organismo, la cual resultaba escasa para beber. Y particularmente de noche se recurría a su efecto refrescante, para así garantizar un sueño reparador pese a la alta temperatura.

Si bien la sandía es una fruta baja en azúcar,  más del 70% de la que contiene es de un tipo llamado fructosa. Cuando este carbohidrato se consume en gran cantidad,  reduce los niveles de la leptina, una sustancia que se encarga de disminuir el nivel de  apetito. Entonces ocurre que un alto consumo induce al organismo a ingerir mayor cantidad de alimentos. Y todos conocemos que comer un gran volumen de comida en la cena, conlleva muy probablemente a problemas en la digestión.

Así que este mito se basa en una interpretación algo distorsionada de la realidad. Si bien comer una cuantía racional de sandía de noche no tiene efecto perjudicial alguno, si se consume en gran cantidad puede evitar que el apetito se sacie.  Y esto a su vez generar una ingesta exagerada de alimentos, y con ello a posteriores problemas digestivos durante el sueño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *