¿Las zanahorias hervidas son peligrosas?

Las zanahorias hervidas son peligrosas, mejor consumelas crudas

Partimos de la opinión de que los alimentos cocidos son ampliamente saludables gracias a que logras eliminar muchas bacterias, pero también puedes desencadenar efectos adversos para nuestro organismo y un caso emblemático son las zanahorias, cuando las cocinas o hierves estas pre digiriéndolas logrando separar los azúcares y hacerlos más asequibles. De esta forma se estarían elevando de forma acelerada los niveles de glucosa en sangre con las consiguientes consecuencias tanto para personas saludables como para los diabéticos.

Propiedades de las zanahorias crudas

Sin lugar a dudas los aportes más sobresalieres de la zanahoria al organismo humano son los antioxidantes, por ello las zanahorias deben su característico color a unos pigmentos denominados betacarotenos que además contienen propiedades vitamínicas, lo que permite que el organismo pueda transformarlos en vitamina A y ser excelente para la vista, la piel, la fertilidad y la correcta creación de masa ósea.

En cuanto a minerales las zanahorias crudas destacan por excelentes aportes de fósforo, calcio hierro, potasio, magnesio y yodo. Así como ingentes cantidades de muchas otras vitaminas como las del complejo B, vitamina E, vitamina C y ácido fólico ideal para las mujeres en estado de embarazo.

Propiedades de las zanahorias hervidas o cocidas

Cuando logras cocinar o hervir las zanahorias estas definitivamente no pierden propiedades, es más, logran aumentar los niveles de ventajas y de beneficios al momento de consumirlas cocidas. El problema radica en que al cocinarlas sus carbohidratos se hidrolizan en cadenas de azúcares más pequeñas, de esta manera puedes digerirlas con mucha más eficiencia y de una forma más corta, logrando que sus hidratos de carbono se asimilen con máxima rapidez.

Para conservar la máxima calidad nutritiva y los aportes de las zanahorias cocidas, estas debes de hervirlas de la manera menos agresiva, mediante cocciones cortas o mediante cocciones al vapor, siempre tratando de dejarlas al dente para evitar sobre cocinarlas.

Esto evidentemente refleja un problema en cuanto a los niveles de azúcar o glucosa en sangre que posteriormente explicaré al detalle. Así mismo los betacarotenos son mucho más fáciles de asimilar estando cocidos que crudos y además logran bajar los aportes de calorías por lo que unos 100 gramos de zanahorias crudas aportan unas 40 calorías mientras que cocinadas solo aportan 35 calorías.

También funcionan de maravillas como calmantes de los procesos inflamatorios y de los problemas digestivos gracias a que mantienen un efecto reparador y suavizante de las mucosas que se encuentran en las paredes del sistema digestivo reparando de forma efectiva toda la flora intestinal.

Una cuestión de índice glucémico

Cuando logras cocinar las zanahorias se comienza un proceso de pre digestión, en este proceso se logran separar todos sus azúcares logrando que puedan ser mucho más accesibles. Seguidamente el cuerpo se encarga de una fácil y rápida absorción. Lo que desencadena un rápido aumento de la glucosa en la sangre. A este tipo de alimentos incluidos la zanahoria se les denomina de índice glucémico alto.

Como medir este índice glucémico

No es más que la rapidez de asimilación de un glúcido (en este caso azúcar) por nuestro cuerpo. Es decir el aumento de azúcar en sangre que este alimento te provocará.

  • Un índice glucémico alto estará por sobre los 70
  • Un índice glucémico medio estará entre los 55 y los 69
  • Un índice glucémico bajo estará entre 0 y 54

Por esta razón las zanahorias cocidas mantienen un índice glucémico de 85 lo que evidentemente se encuentra en el rango de alto, mientras que las zanahorias crudas mantienen un índice glucémico de 30 estando en el rango de bajo.

Allí radica el mayor peligro de consumir zanahorias cocidas, simplemente es una cuestión de apreciación en cuanto a los niveles de azúcar en tu sangre y que si bien no será mortal puede provocar efectos adversos hasta en personas sanas y que evidentemente debe de manejarse con suma cautela para aquellas personas que sufren de algún tipo de diabetes o que presentan problemas de insulina. Pero en general las zanahorias al igual que los frutos del bosque son antioxidantes por naturaleza y logran contrarrestar los efectos de los dañinos radicales libres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *