5 ideas para dar un cambio de aires a tu hogar

Lo cierto es que siempre llega el momento en que debemos reformar nuestra casa y a todos nos ocurre. El momento puede que llegue más pronto o más tarde, pero inevitablemente llega. Es entonces cuando nos tenemos que hinchar de valor y ganas para coger el toro por los cuernos, echando mano del tópico: “Cuánto antes me ponga con ello, antes me lo quito de encima”.

reformas de casas

No debemos olvidar que una vivienda es un lugar que siempre está en uso y que todos sus componentes se van desgastando y deteriorando, por lo que requiere de un mantenimiento para evitar que las cosas se estropeen o se rompan o que, simplemente, la casa no se nos venga encima; nunca dicho en el sentido literal de la frase, claro está 😉

Pero esta no es la única condición para realizar reformas de casas. Hay muchas otras. Puede ser por estética o decoración; que haya dejado de atraernos el estilo original de nuestra casa o que nuestros gustos hayan cambiado según hemos ido cumpliendo años o que las modas y estilos hayan variado considerablemente durante todos este tiempo.

Otro de los motivos puede deberse a que la familia haya crecido, tanto en número como en edad. Comenzamos habitándola dos personas y ya somos cuatro, contando a las dos niñas. Efectivamente, habéis acertado con vuestro pensamiento: nuestras hijas ya han cumplido doce y diez años y no les apetece absolutamente nada tener que compartir la misma habitación. Algo lógico: necesitan su espacio y su intimidad; lo mismo nos ocurre a su madre y a mí.

No lo dudéis. Igual que nos ha sucedido a la mayoría de las personas de este planeta, a vosotros os pasará lo mismo y tendréis que llevar a cabo la reforma de la vivienda. Y pensaréis. ¿Pero qué reforma es la que tengo que hacer o necesita mi casa?

cinco ideas preferidas para darle un buen cambio de aires a tu hogar.

  • El salón-comedor. Es la estancia más utilizada, por lo que se merece una mención y dedicación especial. Puedes optar por dejar las paredes lisas y pintarlas de un tono azul celeste. Vístelo con unos sofás de color azul marino, acompañados de una mesita de centro o café, una mesa de comedor para seis comensales y la mesita de pie donde ubicar una lámpara, todos estos muebles que sean de madera y con tonos de cedro o roble, el abedul también queda genial.
  • Los dormitorios. Todo depende de cuáles vayas a reformar y quién vaya a habite en ellos. No hay que tratar igual una habitación infantil que una juvenil, lo mismo ocurre con las de matrimonio y la de los abuelos. Pregúntales y déjate asesorar y aconsejar por lo que cada uno quiera y necesite; no olvides que es su espacio y su mundo. Cada uno elige qué es lo que quiere y cómo lo quiere.
  • La cocina. La primera regla a seguir a la hora de reformar tu cocina es que tiene que ser práctica y funcional, no quiere decir que no dejemos volar nuestra imaginación a la hora de cambiarla, pero la cocina es un lugar sobre todo de trabajo y debemos de tenerlo todo a mano y donde poder movernos fácilmente. Puedes optar por dividirla por espacios. El lugar en el que cocinar, el cual disponga de una amplia encimera y que los muebles estén a la altura adecuada para que puedas trabajar sin ningún tipo de molestia, sobre todo en la espalda. Créate una isla en donde poder preparar todos los alimentos que vayas a utilizar en tus platos preferidos, en ella puedes incluir el fregadero y encima de la isla un organizador de utensilios donde tener a manos todos los enseres que vayas a necesitar para cocinar. Los electrodomésticos tienen que ser lo más energéticos posibles y que estén ubicados lo más cerca los unos de los otros.
  • El baño. Puedes elegir alicatar las paredes con azulejos blancos y en forma de “espiga”. Todos los complementos y accesorios, junto a la grifería del lavabo y la bañera, en tonos dorados. Que todos los saneamientos y la bañera mantengan un estilo antiguo. Conseguirás que todo el conjunto desprenda sensación de pureza y clásico que a mí me encanta.
  • La terraza. No debemos de olvidar que es la estancia donde más se notan las inclemencias ambientales, en ella habitan de verdad las cuatro estaciones. La terraza no se utiliza de igual manera en verano que en invierno, por ejemplo, por lo tanto no puedes decorarla de la misma manera en una época como en la otra. Para verano, puedes aprovecharla para tomar el sol, por lo que una buena idea es tener unas amplias y cómodas hamacas, o unas sillas y mesa para tomar el café, un refresco o un mojito helado. Para que no nos incomode el sol, instala estores translúcidos o cristales tintados o toldos y sombrillas. Para el invierno lo que te aconsejo es que tengas bien aislada la terraza del resto de la casa, de esta manera estaremos bien calentitos y nos ahorraremos un buen dinero.

Y llegará el momento en que se acabe la reforma de vuestra casa. Será entonces cuando os daréis cuenta de todo el esfuerzo y tiempo que ha costado. No os preocupéis, daros una vuelta por toda la vivienda, admirarla, comprobar cómo se han hecho realidad todas las ideas que teníais pensadas, palpar las paredes y los muebles nuevos… ¿Qué ocurrirá? Sencillamente que sonreiréis y os miraréis el uno al otro sintiéndoos orgullosos de vosotros mismos, ya que todo habrá merecido la pena porque sabéis con total certeza que habéis ganado en calidad de vida, vais a vivir mejor y, por lo tanto, seréis más felices.

Otras Manualidades  
Halloween: Catrinas, brujas, manualidadesClaves para elegir la mampara de duchaPersianas de seguridad
Halloween decoración caseraIdeas para decorar mi hogarInvitaciones originales con sobres kraft
6 métodos de limpieza más saludables para el hogar5 ideas para dar un cambio de aires a tu hogarNo tengas miedo a reformar tu casa
Consejos para equipar tu casaAsegurar tu hogar Mandalas de algodón

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *