Comprar colchones baratos: Sí se puede

Ha llegado el momento; nuestro colchón tiene sus días contados y su fin está cerca. Es entonces cuando nos encontramos en la circunstancia de tener que comprar otro colchón para nuestra cama y descubrimos lo realmente caros que son, que tienen unos precios desorbitados. Recorremos nuestra ciudad visitando un centro comercial, y otro, otro más… Sorprendiéndonos porque en todos ellos los colchones que hemos encontrado tienen precios muy similares y realmente elevados. Es entonces cuando nos preguntamos, ¿es que no existen colchones baratos?

Existen, claro que existen. Es cuestión de ser pacientes y perseverar en nuestro cometido. Una opción es visitar y patearse muchas tiendas especializadas y centros comerciales, si optáis por esta alternativa llegará el momento en que encontréis buenos colchones a precios razonables, pero si queréis adquirir colchones baratos os recomiendo que recurráis a la gran selva de internet. En la Red encontraréis multitud de modelos y con precios muy asequibles, sin que ello signifique que no se sean productos de buena calidad. En mi caso recurrí a khama, en su web disponen de una gran variedad y gama de colchones, encontrando el modelo que mejor se adaptaba a mis necesidades. Encantada estoy con la compra y la inversión realizada.

De cualquiera de las maneras, lo más importante a la hora de adquirir un colchón es que tengáis en cuenta una serie de consejos y recomendaciones para conseguir el más adecuado. De esta manera evitaremos sufrir problemas de salud que pueden llegar a ser graves para algunas partes de nuestro cuerpo, como la cabeza, cuello, espalda, riñones e incluso las piernas o los pies. Estar atentos y podréis elegir correctamente el colchón que de verdad os conviene…

Primero, recopilar información sobre vosotros y vuestras costumbres a la hora de dormir. ¿Cuánto pesas? Si pesas bastante lo mejor es comprar un modelo con firmeza y que ofrezca una buena sujeción; en caso contrario, optar por un colchón más flexible que ayude a repartir el peso corporal. ¿Cómo duermes? Sí lo hacéis boca arriba, sobre la espalda o posición supina, elegir un colchón duro; si dormís de lado, lo ideal es uno con menos firmeza con el que conseguir una posición más cómoda. ¿Te mueves mucho? Si habéis respondido afirmativamente, conviene un modelo algo duro que permita girarnos sin esfuerzo.

Antes de decidiros a comprar el colchón es conveniente que os toméis el tiempo necesario para poder probarlo con tranquilidad. Túmbate, prueba distintas posturas, palpa todo el colchón… Busca el modelo que mejor se adapte a tus necesidades y gustos.

Un aspecto muy importante es la firmeza. Un buen colchón debe de repartir adecuadamente el peso del cuerpo y respetar la curvatura natural de la espalda y columna, tanto si se duerme boca arriba como de lado. Tened en cuenta que si es demasiado duro no se adaptará bien a vuestro cuerpo y, por el contrario, si es muy blando el cuerpo se hundirá en el colchón.

¿De qué material me lo compro? Los tenéis de muelles independientes, de muelle continuo y también de muelles embolsados. Los colchones de poliuretano, como los viscoelásticos o de gel. Los de látex natural o látex sintético y también los que combinan ambos tipos de látex. ¡Mucho cuidado con las alergias a este tipo de material!

También podéis optar por algunos tipos de colchones especiales, como los ortopédicos, de agua, el futón o colchón japonés y los clásicos colchones de lana.
“Cuando me haya comprado mi colchón. ¿Cómo mantenerlo en buen estado?” Tomar buena nota. Ventilar bien el dormitorio. Tras dejar la cama, esperar un poco antes de hacerla. Fundamental protegerlo con una funda lavable. Dar la vuelta al colchón cada tres meses. Lavar frecuentemente la ropa de cama para eliminar los ácaros.

Ya veis que la elección del colchón donde vamos a descansar y dormir no es un asunto que debamos de tomarnos a la ligera. Es importante tener muy en cuenta todos estos consejos y recomendaciones para evitaros problemas de salud que pueden afectar gravemente a nuestro cuerpo. Siendo sabios elegiréis sabiamente el colchón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *